La agricultura industrial domina cada vez más el mercado mundial. Los pequeños agricultores abandonan sus tierras y áreas enteras se transforman en zonas de producción. El reportaje muestra lo destructiva, pero también lucrativa que es la agroindustria. Ya sea en Estados Unidos, Brasil, Mozambique o China, los gigantes agrícolas dominan el mercado porque la producción de alimentos es un negocio inmenso en vista del cambio climático y el crecimiento demográfico. Esto tiene consecuencias devastadoras para los pequeños agricultores y el medio ambiente. En Carolina del Norte el olor es insoportable. A Rick Dove le preocupa la pureza del agua del río Neuse y desde un pequeño avión muestra la causa del mal olor: los cerdos. Muchos cerdos hacinados en gigantescas granjas porcinas que desde el aire casi parecen pueblos pequeños. Aquí hay entre ocho y diez millones de cerdos. Y el problema es que las granjas están demasiado cerca de la población y los excrementos porcinos contaminan el agua y las costas de Carolina del Norte. Desde arriba se ven por todas partes grandes fosas de estiércol líquido que brillan bajo el sol con un color marrón rojizo. Lo que Rick Dove muestra es un ejemplo perfecto de la agricultura industrializada. A fines de la década del 70, las empresas de Estados Unidos comenzaron a industrializar la agricultura. Grandes compañías como Smithfield construyeron cadenas de producción completas, desde el ganado hasta la matanza y la carnicería. Hace unos años, Smithfield fue comprado por un holding chino. La demanda de carne de cerdo en China está creciendo constantemente, y los chinos consumen cada vez más calorías a medida que aumenta su prosperidad. Se supone que la producción industrial de carne debe satisfacer sus necesidades. «Lo que veremos», dice Dan Basse, director de una empresa que realiza estudios agrícolas globales, «es que la demanda de calorías también aumentará en países como India, Bangladesh y Nigeria en los próximos años”. Y con ella la demanda de carne barata, como los gigantes agrícolas la producen y la comercializan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website